Consumo problemático de alchol y cocaína, ludopatía y problemas con los videojuegos son las principales adicciones en la región del Maule

En la región del Maule, el mayor número de consultas psicológica está orientada a la búsqueda de tratamientos o terapias para contrarrestar una adicción, siendo el consumo problemático de alcohol y cocaína, la ludopatía y adicción a los videojuegos
los de mayor incidencia, advierte Sonia Fernández Marchant, psicóloga fundadora del Centro de Terapias Evolucionar y especialista en rehabilitación de adicciones.

Tomar conciencia de la adicción se convierte en el primer paso para atacar la problemática, que no solo afecta al individuo sino que también al núcleo familiar. “Si bien existe diferenciadores dependiendo de lo que se consuma o la conducta que se
tenga, existen algunos síntomas muy claros y transversales a todas las adicciones como la ansiedad extrema y cambiante con ánimo bajo, la irritabilidad permanente por temas menores, agitación, así como la disminución de tiempo destinada a personas, cosas o actividades que antes se disfrutaban. Otros indicadores claros de adicción son conductas que evidencian las pérdida de control ´como nunca más´, ´solo una´, ‘si no fue mucho´, ´ahora sí que lo dejo», advirtió la experta.

Apoyo familiar
El apoyo familiar es fundamental para iniciar y sobre llevar el tratamiento y las terapias contra la adicción. “La familia es el espacio donde se definen y fortalecen las emociones y las habilidades para la vida, como son la tolerancia a la frustración y a la
presión” asegura Fernández quien además resalta la importancia de la participación del núcleo familiar en el proceso terapéutico a fin de sanar las heridas que se producen durante el tiempo de consumo y para corregir los patrones de conducta que mantienen y fortalecen la adicción.

La psicoterapeuta recomienda nunca abordar al paciente que se encuentra bajo los efectos del alcohol o drogas. Entre las medidas que la familia puede tomar con miras a que considere la atención profesional está el hacerle ver de manera amorosa y sin juzgar la preocupación por su presente y futuro instándolo a iniciar el tratamiento. “En el proceso de terapia el apoyo familiar es imprescindible y debería ser requisito en todos los Centros de tratamientos de adicciones; asistir a las terapias familiares, leer material que se les entrega, estar en contacto con psicólogos”.

Advierte que no es conveniente obligar al adicto a acudir por ayuda profesional, sin embargo destaca que la mayoría de personas que asiste a consulta por primera vez, ingresa a tratamiento presionado por algún familiar, compañero del trabajo u otros. “Lo ideal es que cuando asista se logre que tome conciencia del problema y la persona comience a asistir con gusto y por voluntad propia”.

Terapia multidimensional y personalizada
Sobre las terapias para el abordaje de las adicciones, Sonia Fernández expresó que la recuperación es de dimensiones complejas, por lo que debe ser multidimensional, integrativa y personalizada. “Las terapias complementarias como la Programación Neuro Lingüística, Mindfulness o Biodescodificación son fundamentales para realizar un trabajo integral en el que se realice psicoeducación, abordaje de las emociones, control de conducta y apoyo familiar, todas como engranajes de una misma máquina”, explicó.